Clinica Doctor Rojo

Longevity World Forum 2018 y la medicina de las 4 Ps

Los pasados días siete y ocho de noviembre se celebró en el Palacio de Congresos de Valencia la primera edición del Longevity World Forum, el primer congreso científico europeo en torno a la longevidad humana, en el que se debatió el envejecimiento desde una perspectiva integradora.

Medina de Precisión y Genómica han sido el eje principal de este foro mundial, de la mano de relevantes figuras de la comunidad científica internacional, como el biogerontólogo Aubrey de Grey, y las españolas María Blasco y Ángela Nieto.

Nacido con vocación de constituirse en un referente internacional para el intercambio de conocimiento científico, más de 20 ponentes han compartido los últimos avances científicos y tecnológicos en el campo de la Epigenética, la Biotecnología, y la Farmacogenética, y sus aplicaciones en Medicina Personalizada; para dar paso a dinámicos debates entre los más de 400 participantes presenciales. Y para los que no han podido asistir, una modalidad de intervención en “streaming”, facilitada por el hecho de que todas las intervenciones, tanto de ponentes como de participantes, fueron exclusivamente en inglés, el idioma universal de la comunidad científica.

«Medicina de las 4 Ps»

La Medicina del futuro ya es presente, con la “Medicina de las 4 Ps”: Predictiva, Preventiva, Personalizada y Participativa. Para ello contamos con herramientas que nos permiten avanzar hacia una vida más larga y libre de enfermedades. Con el potencial de la integración de datos, como instrumento de gestión de una Medicina Predictiva; la secuenciación del genoma individual, que nos permite desarrollar una Medicina Preventiva, a través de la información genética y de biomarcadores, y Personalizada, con tratamientos adaptados a la farmacogenética específica del paciente. Y, sobre todo, una Medicina Participativa, y proactiva en vez de reactiva, que se anticipe a la enfermedad, adoptando las medidas adecuadas, con el paciente como actor principal.

María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, nos ilustró sobre la dirección que lleva la investigación de determinadas patologías asociadas a la edad, a través del estudio de la telomerasa y las diferentes variables que existen asociadas a los telómeros, la edad y el cáncer.

Ángela Nieto, directora de la Unidad de Neurobiología del Desarrollo del Instituto de Neurociencias de Alicante UMH-CSIC y premio ASEICA Cancer Research Award 2018 a la mejor trayectoria investigadora, demostró que existen “prometedoras dianas terapéuticas” en cuanto a la degeneración de los órganos, que se pueden traducir en una mayor y mejor esperanza de vida. Todo ello a través de la paradójica relación entre el desarrollo embrionario y el envejecimiento.

Los catedráticos de Fisiología de la Universitat de València, José Viña y Federico Pallardó desgranaron cómo el envejecimiento es un proceso fisiológico que puede retrasarse gracias a mecanismos epigenéticos, y el papel de la nutrición y el ejercicio físico como “medicamentos”, que se deben prescribir para influir en los procesos de envejecimiento.

 

El Dr. José Luis Rojo con María Blasco y José Viña.
El Dr.José Luis Rojo con María Blasco y José Viña.

Aubrey de Grey, autor de la obra “La teoría del envejecimiento de los radicales libres mitocondriales”, y fundador de la organización SENS Research Foundation, defendió que el envejecimiento se podrá combatir como un problema médico en un futuro próximo, desde su trabajo en el desarrollo de la “senescencia negligible ingenierizada”. “El envejecimiento no será como una infección a eliminar del cuerpo humano, pero sí como otras enfermedades que se deben a la acumulación de daño. Y a través de la reparación de los siete tipos de daños identificados a tejidos, causados por el envejecimiento, el cuerpo rejuvenecerá y su esperanza de vida será indefinida.”

Dos días de intenso trabajo, materializados en las conclusiones que expuso Manuel Pérez Alonso, Catedrático de Genética de la Universidad de Valencia, en el acto de clausura:

Nuestra población es cada vez más longeva, por lo que es el momento de considerar qué factores influyen en la esperanza de vida y la calidad de vida.

Comprender estos mecanismos, nos ayuda a:

  1. Conocer cómo envejecemos.
  2. Desarrollar biomarcadores para establecer el modo en que lo estamos haciendo.
  3. Desarrollar herramientas potenciales para retrasar el envejecimiento o tratar las enfermedades relacionadas con la edad.

Hemos aprendido como nuestro estilo de vida, en términos de dieta, nutrición y ejercicio pueden influir en nuestra salud y calidad de vida, así como su rol en la prevención o/y para retrasar las enfermedades asociadas a la edad. Sabemos que la receta para llevar una vida y una vejez con mucha mejor salud incluye:

  1. Conocer y ser responsable de la dieta propia
  2. Hacer ejercicio físico adaptado a la situación personal
  3. Mantener activas las interacciones sociales”.

Para nosotros ha sido un placer poder trabajar junto a tan ilustres científicos para poner a vuestra disposición todo ese conocimiento desde nuestro Departamento de Biomedicina, la Medicina 4 P en Clínica Doctor Rojo.

¿Qué es el envejecimiento?

El envejecimiento es un proceso biológico normal que les sucede a todos los seres vivos. Se manifiesta genéticamente a partir de los 28 años y visiblemente, de forma externa a partir de los 30-35 años.

Existen dos tipos de envejecimiento:

Existe un envejecimiento genético, que es universal e inevitable: el envejecimiento intrínseco. Se debe al paso del tiempo, y contribuye tan sólo en un 15% al envejecimiento total. El envejecimiento intrínseco está determinado tanto por el “reloj biológico” (el acortamiento de los telómeros y la disminución de la función hormonal), como por las consecuencias del metabolismo normal (los radicales libres, y la glucosilación no-enzimática de las proteínas). La  longevidad se hereda por vía materna, puesto que el  gen responsable del acortamiento de los telómeros se hereda a través del cromosoma X.

El 85% de nuestro envejecimiento, sin embargo, es extrínseco: procede de factores externos, como la exposición crónica a la radiación ultravioleta, radiaciones ionizantes y a factores ambientales; hábitos tóxicos, como el consumo de alcohol y el tabaquismo; y el estrés y la obesidad, entre otros.

El ser humano se halla entre los más longevos de la naturaleza. Cada vez vivimos más. La proporción de personas mayores crece en todo el mundo a mayor velocidad que cualquier otro grupo de edad, produciéndose un envejecimiento acelerado de la población y un aumento en la esperanza de vida. En España, tercer país del mundo con mayor esperanza de vida, llegamos a vivir 81 años de media.

Este aumento de la longevidad implica un replanteamiento de conceptos y propuestas por parte de la sociedad: entender esta etapa de la vida como un ciclo más de crecimiento personal, añadiendo «vida a los años y no solamente años a la vida».

¿Cómo mejorar la calidad de vida durante el envejecimiento?

La Medicina Antienvejecimiento es la rama de la Medicina que pretende mejorar la calidad de vida durante el proceso fisiológico del envejecimiento, considerando todos sus aspectos, incluidos los puramente cosméticos del envejecimiento cutáneo.

No es una Medicina para ancianos, sino que pretende prevenir la aparición de las mal llamadas “enfermedades de la vejez” y retrasar el deterioro orgánico y mental de la persona.

Cuanto antes se corrijan los hábitos perjudiciales y se subsanen de forma efectiva las deficiencias detectadas, mayor será la prevención del envejecimiento y las enfermedades asociadas a la edad.

La edad ideal para empezar a adoptar medidas de prevención del envejecimiento se sitúa entre los 35-40 años.

Los tratamientos de Medicina Antienvejecimiento y Medicina Regenerativa, mediante el uso de determinadas pruebas y parámetros específicos (como el estudio genético de los telómeros), establecen la edad biológica (edad en relación con el grado de envejecimiento) de un individuo y la confrontan con la edad cronológica (edad estipulada por la fecha de nacimiento), para determinar si el envejecimiento es fisiológico o, por el contrario, se sufre un envejecimiento patológico.

¿Qué beneficios se obtienen tras los tratamientos?

Tras el estudio, se aplica un tratamiento personalizado, diseñado específicamente para cada persona en concreto.

En pacientes sanos, logramos evitar la aparición de numerosas enfermedades asociadas a la edad y mejorar el estado de salud en general. Y al enlentecer el proceso de envejecimiento, las manifestaciones externas tardan más en aparecer, con lo que los tratamientos estéticos son más efectivos y duraderos, y necesarios con menor frecuencia. Es lo que llamamos “la salud al servicio de la belleza”.

En pacientes que ya presentan algún tipo de patología, el estudio de los déficits que ocasiona la propia enfermedad y la medicación que lleva asociada, nos permite establecer medias terapéuticas complementarias, a través de una dieta adecuada y suplementos específicos,  que disminuyan los efectos secundarios y mejoren su calidad de vida.

En 2012, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió el envejecimiento activo como “el proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida de las personas a medida que envejecen”. Actualmente, la ciencia va más allá y ya se habla de un “envejecimiento positivo”, en el que el individuo, en vez de empeorar, mejora sus condiciones, de la mano de la Medicina Regenerativa y Antienvejecimiento.