Clinica Doctor Rojo

PLASMA RICO EN PLAQUETAS Y FACTORES DE CRECIMIENTO (PRP)

El plasma rico en plaquetas es la fracción de la sangre que posee una concentración de plaquetas (y factores de crecimiento) entre 2 y 5 veces superior al que se encuentra habitualmente en la sangre.

El tratamiento con plasma rico en plaquetas y factores de crecimiento es una eficaz herramienta de regeneración celular, recomendable tanto para tratamientos faciales y corporales.

Su uso en Medicina Regenerativa tiene ya un largo recorrido: aplicado sobre heridas e injertos, para acelerar los procesos de regeneración y cicatrización, y se ha venido empleando desde hace varios años con mucho éxito en Traumatología, Oftalmología, Odontología, y Cirugía Plástica.

Una de las principales ventajas del tratamiento con PRP radica en el hecho de ser un producto autólogo (procedente del propio paciente), lo que minimiza el riesgo de padecer reacciones alérgicas.

En Medicina Estética se indica en aquellos tratamientos en los que se desea obtener una bioestimulación intensa: tratamientos anti-edad y siempre que sea preciso estimular de una forma activa la formación de colágeno tipo III.

El plasma rico en plaquetas, por sus propiedades regenerantes, además de en el tratamiento de pieles envejecidas, es de gran utilidad para el tratamiento de cicatrices, como las cicatrices residuales de acné. Y es indispensable en los tratamientos de alopecia.

El plasma rico en factores de crecimiento se aplica en forma de mesoterapia o con la técnica de microneedling, siguiendo las mismas pautas de estos procedimientos. Y su aplicación puede combinarse con otros principios activos (vitaminas, péptidos, ácido hialurónico…) en la misma sesión.

¿Cómo se obtiene el PRP?

El método de obtención es muy sencillo: se realiza una extracción de sangre (como si fuera para una analítica), de dos o más “tubos” de sangre, en función de la cantidad de plasma que queramos obtener. Dicha sangre se somete a un procedimiento de centrifugado, para separar el plasma de la serie roja.

Así, tras la centrifugación (o doble centrifugación), el plasma, con las plaquetas, queda en la parte superior. y la zona de contacto de éste con las células rojas contendrá el “concentrado” de plaquetas. Este “concentrado” de plasma, rico en factores de crecimiento, será el que se emplee en el tratamiento de bioestimulación.

El resto de la muestra será desechado, o se aprovechará la “fracción pobre” del plasma, para la confección de un gel de relleno: el plasma-gel.